NOCHE EN FLOR II

Esta es una pequeña continuación de la historia de Noche en Flor. Gracias a Mirta y Mario, que me regalaron aquella hoja misteriosa clavada en una maceta, hoy podemos compartir este milagro. Hace tiempo les regale a mis sobrinos Leticia y Marcos una hoja de mi planta mágica. Ellos la plantaron y sucedió nuevamente. La hoja creció, se transformó en una planta, y una noche de este hermoso verano, coincidiendo con luna llena, sucedió: se abrió en todo su esplendor, floreció, embriagando con su perfume el balcón de mis queridos sobrinos. Leti y Marcos le fueron sacando fotos a medida que se abría. Quería compartir con ustedes este florecimiento. Y agradecer a Mirta, a Mario, a Leti, a Marcos, y a la humilde y a la vez gloriosa, silenciosa y perfumada esencia de esta flor. Al igual que nuestra alma, siempre dispuesta a despertar y florecer.

Una flor

Publicado por Susana Zurschmitten.